Diario Patria
ECONOMÍA

El Banco de España pide cautela con el crédito al consumo por sus altos riesgos


El Banco de España ve necesario que los bancos incremente su resiliencia con más capital y provisiones, además de solicitar que sean “cautelosos” con el negocio del crédito al consumo porque, aunque sea más rentable, lleva aparejados más riesgos y es más sensible a los cambios en el ciclo económico. La directora general de Supervisión del organismo, Mercedes Olano, ha asegurado en el Foro Banca Consumer Axactor, que la gestión del crédito al consumo requiere de “una vigilancia intensa y un control exhaustivo” por parte de las entidades. 

Esto se debe a que las condiciones económicas pueden cambiar con rapidez y los requisitos exigidos por las entidades para otorgar crédito deben adaptarse “con la máxima agilidad”. Al Banco de España, explica Olano, le preocupa la adecuada clasificación del riesgo y la incorrecta cobertura de provisiones que podrían estar camuflando la morosidad latente y animan a reforzar los niveles de solvencia para que las entidades puedan encarar más fácilmente posibles dificultades.

A pesar de que el crédito cayó en 2023 en España, en el segmento de consumo se incrementó un 2,9%. Aunque sólo representa un 8,2% del total, es el segmento más rentable, ya que su tipo de interés medio es muy superior al del resto de carteras, en torno al 8,9%. Cumpliendo el viejo paradigma de a mayor rentabilidad mayor riesgo, el crédito al consumo es la cartera con una tasa mayor de morosidad, un 4,3% a cierre de 2023, ha recordado Olano.

Por otro lado, la directora general de Supervisión ha llamado la atención sobre los microcréditos, préstamos de pequeño importe (habitualmente entre 50 y 800 euros), a tipos muy altos, con devoluciones en un corto periodo de tiempo, de concesión generalmente rápida, y cuyo destinatario posiblemente no entiende el producto o no tiene acceso a una financiación bancaria habitual.

Crecimiento de los últimos años 

Este tipo de préstamos está creciendo en los últimos años tanto por el lado de la demanda como por el lado de la oferta, ofreciendo una protección muy limitada del cliente, ha advertido Olano. Sin embargo, ha añadido, esta situación podría revertirse en el futuro con la transposición de la Directiva de Crédito al Consumo.

En cuanto a los altos tipos de interés que se aplican a algunos de los productos de consumo y que, en ocasiones son considerados por los tribunales de justicia como “usurarios”, la directora general de Supervisión ha considerado que se podría acabar con la inseguridad jurídica si se hiciera, por ejemplo, como en Portugal y se publicaran cada tres meses las TAE máximas a aplicar en los distintos productos.

Falta de transparencia 

Por otra parte, el Banco de España también ha pedido a las entidades que comercialicen adecuadamente sus créditos al consumo, especialmente en canales a distancia, y añade que ya ha constatado falta de calidad en las explicaciones que se dan a los clientes a la hora de ofrecerle en un comercio un pago aplazado.

El nuevo segmento de compra ahora y paga luego, más conocido por la expresión anglosajona “Buy-now-pay-later”, por ahora no está regulado, pero ya está siendo objeto de revisiones supervisoras en el ámbito de conducta y es ahí donde se ha detectado que las explicaciones al cliente son mejorables, así como la entrega de información precontractual. En todo caso, en cuanto se aplique la Directiva de Crédito al Consumo, se elevarán sus requerimientos regulatorios, ha afirmado Olano.

Una información de LA INFORMACIÓN – Lo último

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More