Diario Patria
DESAFÍO INDEPENDENTISTA

El Senado aprueba el veto a una ley de amnistía que responde a una “mezquina ambición” de Pedro Sánchez



Sin sorpresas. Tras dos meses de tramitación y siendo su último paso, la Cámara Alta ha aprobado por 149 votos a favor y 113 en contra el veto a la proposición legislativa de la ley de amnistía. A partir de este momento queda a la espera de su aprobación definitiva en el Congreso de los Diputados el próximo 30 de mayo y bajo un contexto marcado por los pactos postelectorales en Cataluña.

El rechazo impulsado por el Partido Popular y Vox, ha contado con los votos a favor de UPN. Todos los senadores, incluidos aquellos socialistas que no son tan partidarios de votar a favor de la ley de amnistía, lo han tenido que hacer a viva voz.

Los populares han dilatado al máximo la tramitación de esta norma. Para ello, entre otras cosas, los de Alberto Núñez Feijoo aplazaron su tramitación gracias a la reforma del Reglamento para tumbar el trámite de urgencia.

Durante el pleno, la portavoz popular en el Senado, Alicia García y encargada de defender el veto por parte de su formación ha culpado a los socialistas de mentir a los ciudadanos al “escudarse en una supuesta convivencia negociada a oscuras en una mansión de Waterloo”. En este sentido, García ha asegurado que esto responde a una “mezquina ambición personal de un presidente del Gobierno aferrado al poder” y en ningún caso por “un bien común”.

El Partido Popular ha subrayado que la Comisión de Venecia mantuvo que era necesario el respaldo de una mayoría parlamentaria cualificada, “en todo caso superior a la absoluta”, comparando el apoyo que ha tenido el veto a la proposición de ley en el Senado, frente al apoyo de la ley de amnistía en el Congreso. Además recordando la ley del solo si es si de la exministra de Igualdad Irene Montero, García ha asegurado que el PSOE “ha superado ese dislate” que creían insuperable.

Vox también ha impulsado el veto a la totalidad. La senadora de Vox, Paloma Gómez, tras enumerar las organizaciones de profesionales que se han opuesto a una ley de amnistía que considera “cínica” y “traidora moneda de cambio”, ha denunciado que se esté “realizando con fines propios”, para “estar en el poder y librarse de la cárcel”. Gómez ha vaticinado que “acabaremos judicializando la política y politizando la justicia cuando les convengan a unos y a otros”.

En contra del veto se ha posicionado el PSOE. El senador José María Oleaga se ha remitido al pasado arremetiendo contra el PP por no haber estado presente cuando se le requería. “La política exige mirada larga, exige la perspectiva del tiempo”. También ha defendido que lo que está haciendo el Ejecutivo de Pedro Sánchez “es bueno para nuestro país”. Oleaga ha acusado a los populares de ser desleales con el Gobierno y con España.

En plena resaca electoral el senador socialista Antonio Magdaleno ha resaltado que los comicios catalanes han dejado en evidencia que la mayoría de los habitantes de Cataluña “han pasado página” y que la ley de amnistía representa “un paso hacia la reconciliación”. La senadora Carla Antonelli, también contraria a este veto, ha mostrado su satisfacción porque el periodo de dos meses haya llegado a su fin, al tiempo que ha dicho que el veto del Senado es “pan para hoy y muchísima hambre para mañana”.

Los partidos independentistas, ERC y Junts, han mostrado su rechazo a este veto al tiempo que no han ocultado su satisfacción por formar parte de la redacción de esta norma.

Posponen el choque institucional

Los populares han decidido posponer el conflicto institucional del Senado con el Congreso al Tribunal Constitucional. Señalan como culpable a la presidenta de la Mesa del Congreso, Francina Armengol, por hacer un uso “partidista y espurio” de la institución y “hurtar a los diputados su derecho a responder al requerimiento para que paralizasen la Ley de Amnistía por entender que suponía una reforma de la Constitución”.

Este requerimiento fue aprobado por el pleno de la Cámara Alta el pasado 10 de abril y respondido por la Mesa del Congreso el pasado 16 de abril. En este sentido y tras un mes, el PP ha registrado un escrito a debatir en el próximo pleno extraordinario en el Senado, el 16 de mayo, en el que pide el aplazamiento del conflicto de atribuciones por no haber sido respondido aún por el pleno del Congreso.

El cabeza de lista de Vox a las elecciones europeas, Jorge Buxadé, ha lamentado esta decisión, advirtiendo que “si no luchan hasta el final” para que salga adelante la ley de amnistía, les considerarán “cooperantes de una ley inconstitucional y antinacional”.

Una información de Libertad Digital: España

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More